Top Menu

Conozca el nivel de riesgo que su hijo tiene en desarrollar un problema de abuso de sustancias

Varias décadas de investigaciones demuestran que algunos adolescentes tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas de abuso de drogas que otros. ¿A qué se debe esto? Bueno, en realidad no existe ningún factor único. Sin embargo, mientras más factores de riesgo tenga un adolescente, más probable es que él o ella abuse de drogas o alcohol. Por otra parte, entre menos factores de riesgo tenga, es menos probable que él o ella desarrolle un problema de drogas o alcohol. También es importante reconocer que aun los niños criados en un mismo hogar pueden tener diferentes niveles de riesgo.

Es importante recordar que los factores de riesgo no determinan el destino de un niño. En vez de eso, ofrecen una evaluación general en cuanto a las probabilidades de abuso de drogas o alcohol.

Pero es seguro decir, que al atender temprano los factores de riesgo y prestar atención cuidadosa a los niños con alto riesgo, se pueden reducir las probabilidades de que los niños tengan problemas con las drogas o el alcohol en el futuro. Entender los factores de riesgo también es muy importante cuando un niño con más riesgo ya ha experimentado con sustancias o tiene un problema. En ese caso, usted tendrá una idea más clara de por qué las cosas sucedieron y sabrá cómo obtener el tipo de tratamiento correcto. (Por ejemplo: El tratamiento para un problema de salud mental).

Estos son 4 factores de riesgo comunes asociados con el abuso de drogas o alcohol en los adolescentes

  1. Historial familiar – El historial familiar de problemas con drogas o alcohol, especialmente cunado es el historial de los padres, puede poner a un niño en mayor riesgo de desarrollar un problema. Los niños pueden heredar genes que aumentan su riesgo al alcoholismo, entonces tener un padre o abuelo con problemas de alcohol puede indicar un mayor riesgo para el niño. Heredar un gene no quiere decir que el niño automáticamente se volverá dependiente al alcohol.

    Si hay un historial de dependencia o adicción en su familia, le debería decir a su hijo ya que él o ella está a mayor riesgo de desarrollar un problema de drogas o alcohol. Estas conversaciones deben tomar lugar cuando uste sienta que su hijo es capaz de entender la información.

  2. Trastorno mental o de comportamiento – Si su hijo o hija tiene una condición siquiátrica como depresión, ansiedad o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH / ADHD), él o ella está a mayor riesgo de desarrollar un problema de drogas o alcohol. Aunque no todos los adolescentes con estos trastornos desarrollarán un problema de abuso de sustancias, las probabilidades son más altas cuando ellos tienen dificultad en controlar sus pensamientos y emociones. Por lo tanto, padres con hijos que tienen condiciones siquiátricas deben estar alerta a la posibilidad que su adolescente use drogas o alcohol.

    Es también una buena idea hablar con su médico acerca de la conexión que existe entre trastornos siquiátricos y el uso de drogas. Para prevenir o reducir el riesgo es imporante tratar los trastornos siquiátricos no aparentes, o entender como los problemas emocionales y de conducta pueden activar o intensificar ese problema.

  3. Trauma – Niños que tienen un historial de eventos traumaticos (como ser testigos de o pasar por un accidente automovilístico o un desastre natural; ser victimas de abuso físico o sexual) han demostrado tener un mayor riesgo de problemas de uso de sustancias más tarde en sus vidas. Por lo tanto, es importante que los padres reconozcan y enfrenten el posible impacto del trauma en su hijo y le busquen ayuda.
  4. Problemas de control de impulsos – Niños quienes frecuentemente toman riesgos o que tienen dificultad controlando sus impulsos están a mayor riesgo de tener problemas de uso de sustancias. Mientras la mayoría de los adolescentes entienden los peligros de tomar riesgos, algunos tienen una dificultad particular resistiendo el impulso de involucrarse en comportamientos riesgosos.

Recuerde: Piense sobre los factores de riesgo de su hijo y repáselos cada año (por ejemplo: en el cumpleaños de su hijo). Si los factores de riesgo de su hijo son altos o incrementan con el tiempo, vigile cudiadosamente por problemas de comportamiento, sicológicos o sociales. Tome acción para enfrentar los factores de riesgo y no dude en buscar ayuda profesional si no puede manejar los problemas solo.

No ignore los factores de riesgo y asuma que su hijo va estar bien, o solo ignore el problema porque piensa que es una etapa de su desarrollo. Si nota algo, busque ayuda.

© 2011 Treatment Research Institute and the Partnership for Drug-Free Kids. Todos los derechos reservados.

Nota: Esta es una selección de la guía 6 Prácticas de Crianza: Ayude a reducir el riesgo de que su hijo o hija desarrolle un problema de drogas o alcohol.

 

La mejor forma de prevención

Hay una cosa que todos los padres pueden hacer para ayudar a proteger a sus hijos en contra de la bebida entre menores de edad: establecer fuertes enlaces familiares. “Los adolescentes que dicen que pueden confiar en o pedirle consejos a por lo menos uno de sus padres cuando estan pasando por un problema personal, tienen menos probabilidades de usar alcohol”, dice el Dr. Ken Winters.